currriculum-del-animador

El currículum (conocido también como CV) llega a ser un tema al que muchos se enfrentan en más de una ocasión cuando se busca trabajo en la industria de la animación. Y tal vez en nuestra industria no se piense como algo muy importante, pero muchas veces un buen currículum puede llegar a ser un factor decisivo a la hora de elegir entre varios artistas a reclutar.
Es bien sabido que en la industria de la animación el portafolio y/o el demoreel hablan más que cualquier papel. Es por eso que en éstos dos – el portafolio y el demoreel – tenemos que tener especial cuidado en su contenido y su presentación. Ellos son los que generan la primer impresión que los reclutadores obtienen hacia nosotros a la hora de aplicar en cualquier trabajo de nuestra industria.
Se podría decir que esos dos elementos son las piezas clave para lograr aspirar a algún trabajo, pero entonces…
¿Para qué esforzarse en hacer un buen currículum?

[bctt tweet=”Contrario a la mayoría de otras carreras, donde el currículum es pieza clave a la hora de aplicar para cualquier trabajo, en nuestra industria su importancia es ligeramente diferente.” username=”ind_animacion”]

Imagina que eres un reclutador en un estudio de renombre y de entre un millar de aplicaciones, tienes que elegir solamente a un artista de storyboard. Al final, después de filtrar muchas aplicaciones, tienes a dos finalistas, ambos tienen un sólido portafolio, con técnica limpia y bien aplicada.
¿Cómo se puede obtener más información del entrevistado para intentar hacer la elección ideal a la hora de elegir si los portafolios son bastante similares?



El Currículum del Animador

El currículum ayuda a obtener mayor información de los aplicantes que no es visible en los portafolios o en los demoreels. A la hora que el reclutador compara las necesidades de un determinado puesto de trabajo, el currículum puede “desempatar” y ayudar a tomar decisiones más certeras para la contratación cuando los candidatos finalistas presentan demoreels y/o portafolios con habilidades similares.

El currículum ayuda a obtener mayor información de los aplicantes que no es visible en los portafolios o en los demoreels

Podríamos decir que el currículum es una ojeada (en escrito) al pasado profesional del candidato: muestra en los lugares que ha estado y/o trabajado, el tiempo durante el que se desempeñó en diferentes puestos, si tiene más experiencia en estudios de publicidad o de producción, si ha trabajado de freelance o inhouse; que cursos de especialización ha tomado, qué idiomas habla, etc. Toda ésta información debería existir en el currículum y puede ayuda a dar una mejor idea de a quién se estaría contratando.
Por ejemplo, en el mismo ejemplo donde hay dos artistas finalistas para un puesto con material visual similar y avanzado, el currículum de la persona “A” menciona que tiene 20 años de experiencia y la persona “B” dice que tiene 5 años. Esto nos podría decir que la persona “B” tiene una mayor capacidad de aprendizaje y adaptación que la “A”. Aunque por otro lado, la persona “B” podría tener más experiencia práctica y de solución de problemas ya que potencialmente se ha enfrentado a un mayor número de proyectos.


Enamorar con Texto

Ahora, un buen currículum no sólo está bien escrito sino que también visualmente es atractivo, es decir, debe impresionar desde el diseño.

[bctt tweet=”Si estás en la industria de animación, no entregues un CV hecho en Word sin formato, fuente Times New Roman, con formato de texto plano y aburrido. Aprovecha tu “expertise”; tus fundamentos visuales en armonía, diseño, color, etc.” username=”ind_animacion”]
¡Haz algo creativo que haga notar el trabajo de tu hemisferio derecho en acción!
Los puntos mínimos a cubrir en un currículum bien armado deben de contener lo siguiente:

  1. Nombre
  2. Lugar de residencia
  3. Contacto (teléfono, correo, skype…)
  4. Catálogo de habilidades
  5. Conocimiento en software
  6. Nivel de inglés
  7. Experiencia laboral
  8. Educación

Después de esos 8 puntos principales, ya puedes agregar todo lo que quieras, logros, hobbies, voluntariados, viajes, proyectos personales…en fin. Siempre ten en mente que un CV debe ser conciso y debe dar la información importante lo más clara y eficientemente posible.
Algo a comentar: En el apartado de educación no nos referimos necesariamente a títulos educativos, nuestra industria (al día de hoy) no está totalmente atada a ellos para contratar. Como ya lo hemos mencionado, el portafolio y el demoreel son los que tienen un alto peso para lo reclutadores, pero definitivamente la educación sí es importante: educación contínua, cursos especializantes, diplomados, etc…
Pero tal vez puedas decir: “Soy buen artista 3D que no sabe utilizar bien Adobe Illustrator o Corel Draw para hacer un CV artístico” ¡Lo bueno es que ya estamos en el 2018 y tenemos al internet de nuestro lado! Hoy en día existen muchas plantillas para currículums online (basta hacer la búsqueda en google de Resume Template). Las opciones son diversas y los diseños incontables, pero recuerda: nunca está de más meterles una propuesta personal y diseñar algo que sea único; ya que como tú, otras personas pueden usar exactamente el mismo template.



Tips para Crear un Currículum

1- Nombra tu archivo bien. Recuerda que cuando envíes tu CV será leído por un reclutador que recibe a diario cientos de CV’s, es por ello que es muy importante que nombres tu archivo de una manera inteligente y que se pueda identificar rápidamente. Aunque en tu computadora sea tu único archivo llamado “CV”, para la reclutadora serán cientos de estos. Desde ahí comienza tu presentación! si eres atento a los detalles, se hará notar desde el momento en que nombres tu archivo, por ejemplo “CV_TuNombre_Fecha”.
2 – Siempre orienta tu CV a la vacante a la que aplicas. Al igual que puedes tener versiones diferentes de portafolios o demo reels, allá afuera quieren conocer y leer tu experiencia laboral enfocada al área a la que estás aplicando. Si quieres trabajar como director de arte: ¡Describe de tu experiencia cuando fungiste como tal! menciona cómo supervisaste a un equipo de 10 artistas, cómo tomaste decisiones para mejorar sus procesos y tiempos de producción, cuál fue la opinión del cliente respecto a la calidad visual que propusiste, etc.
3 – No por llenar tu currículum de decenas de estudios donde laboraste quiere decir el reclutador se va a sorprender. Todo lo contrario, puede parecer que sólo estás tratando de llenar por llenar: Claro que puedes hablar en tu CV que sabes cambiar la llanta de un avión, pero realmente debes pensar si eso aporta algo cuando aplicas como director de arte.
4 – Se icónico a la hora de explicar las capacidades de tus talentos, es decir, mientras más gráfico puedas hacer la información que muestras mejor pero, como en todo, no abuses de ello. Me ha tocado ver un par de currículums que usan un sistema gráfico de línea de tiempo que si no es bien aplicado puede llegar a ser confuso y hasta frustrante intentar llegar a leer y entender. Toma en cuenta que el tiempo que tienen las personas que revisan aplicaciones es limitado asi que lo ideal es ser lo más directos con la información que muestras.
5 – Gráficos que midan tu nivel de conocimiento, los lugares donde has trabajado, o que sirvan como puntos iniciales de cada sección pueden ayudar a elevar el diseño de tu CV, al igual que el diseño editorial mismo.
6- También el poner tu edad o fecha de nacimiento puede llegar a ser un arma de doble filo en ciertos casos. Es importante presentarla, pero siempre puedes arriesgarte a que si ven que eres muy joven intenten captarte con un sueldo menor al que si ven que tienes mayor edad. Esto por que hay ocasiones en las que el equipo de reclutamiento también pone sobre la balanza la posible necesidad de ingresos que una persona que probablemente tenga familia o más gastos, pueda llegar a tener.
7 – Ojo cuando tienes duraciones cortas de contratos. Para algunas compañías una persona con muchos cambios de empresa en un corto tiempo es un foco rojo. Para ellas podrías ser una persona potencialmente problemática, lo cual no siempre es el caso, sobre todo para las personas con contratos cortos o contratos por proyectos. Sólo ten cuidado de escribir claramente que durante los dos últimos años estuviste trabajando como artista freelance en contratos por proyecto.
8 – De los CVs que tengas siempre ten a la mano dos versiones: una en español y otra en inglés. Esto te permite estar preparado, sobre todo si en algún momento encuentras una posición interesante en algún otro país.



9 – Agrega tus (pertinentes) redes sociales. Linkedin se ha convertido en una herramienta de reclutación por excelencia. Asímismo hay sitios dedicados a mostrar portafolios como behance, art station, instagram, flickr, etc. Vimeo y youtube para demo reels, etc. Todas ellas son importantes agregarlas en tu CV para referencia del reclutador y/o los interesados en tu candidatura. Ten cuidado con poner redes sociales que no aportan, por ejemplo si en Facebook tienes mas que fotos de tu gato que de tus pinturas no vale la pena agregarlo y a pesar que en teoría son dos temas diferentes, muchos reclutadores podrían buscar el “retrato real” de la persona que está aplicando. En teoría tu puedes expresar lo que tu quieras ya que vivimos en países con libertad de expresión, pero comentarios homofóbicos, en contra de grupos minoritarios, xenofobia, misoginia, etc definitivamente irían en contra de los valores de muchas empresas.
10 – Es importante también que uses una fuente que sea fácilmente legible. Si hay alguna fuente en algún lugar que te gusta mucho pero no sabes cómo se llama o cómo encontrarla, la página de FontSquirrel te puede ayudar a encontrarla ¡Es un buscador de fuentes bastante acertado!
11 – Es verdad que cuando somos recién graduados no hay mucho de dónde elegir, pero si realizaste servicio social o prácticas profesionales en algún estudio, si concluiste proyectos finales (no tareas) y los presentaste en algún lugar, si tienes experiencia trabajando en ambientes acelerados (que la mayoría de las producciones llevan un ritmo de trabajo de ese estilo), ganaste algún concurso o premio relacionado a algún proyecto de multimedia o 3D, etc. siempre serán elementos dignos a mencionar que ayudarán a diferenciarte de entre todos los graduados que no han tenido ningún tipo de experiencia.
Aquí muestro un ejemplo de un CV extremadamente visual tal vez te sirva de inspiración a la hora de diseñar el tuyo:

ejemplo curriculum visual

Conclusión

¡No desistas! Recuerdo que cuando hice la primer versión de mi CV para aplicar en trabajos de la industria de la animación, mi experiencia era bastante limitada: Había trabajado como mesero en una taquería, como vendedor de café ambulante… y ya. No logré entrar a ningún estudio pero pasé por un sinfín de trabajos diversos, aunque ninguno de ellos orientado a la industria. Realmente mi primera experiencia en animación fue cuando apliqué para realizar una estancia profesional. Al término de dicha estancia la misma empresa me ofreció quedarme como empleado: mi primer trabajo oficial de la industria… y a partir de ahí sólo para adelante.



¡Atención con las oportunidades! Estancias, prácticas, internships o una vacante en un puesto no de tu preferencia (pero que sabes hacer bien)… todas ellas dan experiencia laboral que te permitirá empaparte de conocimiento práctico en la industria. Y esa experiencia laboral es valiosa.

[bctt tweet=”Si bien el CV no es la piedra angular para obtener trabajo en la industria de animación, este es un documento fundamental que siempre te pedirán y en el cual su ejecución correcta te puede ayudar a conseguir ese trabajo deseado.” username=”ind_animacion”]

Conóce Más: 10 Recomendaciones para tu Demoreel


Recuerda, siempre debes de tener uno ya que siempre te lo van a pedir. Es por esto que debes de prestar atención en lo que escribes en él, ya que bien puede que eso sea el factor decisivo para que consigas ese puesto que has anhelado o tengas que esperar más tiempo para llegar ahí.
En algún siguiente artículo hablaré un poco sobre las entrevistas de trabajo, sobre qué decir y qué evitar mencionar, cómo actuar y qué imagen presentar, cómo venderte y qué tanto hacerlo, todo siempre es con moderación. Además de las preguntas usuales que realiza el equipo de reclutamiento pero también las que realizaría el productor del estudio o el director del proyecto.