MAKING OF: VIDEO ANIMADO DE COLDPLAY

El reconocido estudio de animación Aardman y la famosa banda de rock Coldplay, unieron esfuerzos para colaborar juntos en el nuevo vídeo musical de la banda, titulado “Daddy”. Para la propuesta del vídeo, el estudio tuvo completa libertad de crear el concepto e historia que querían contar, por lo que decidieron mostrar a una niña perdida en el mar para representar el peso emocional de la canción.



En el vídeo de Coldplay, podemos apreciar a una pequeña remando un bote en el vasto océano, con las turbulentas aguas mostrando fragmentos del pasado con su padre, mientras el cielo muestra de manera emotiva sus sentimientos. La idea detrás de esto era poder capturar la esencia surrealista de los sueños y recuerdos pero presentándose de una manera fácil de relacionar a través del mar y las criaturas que se encuentra en su travesía. Un viaje digno de una canción tan emotiva.

Daddy - Video animado de Coldplay

¿Pero como fue el proceso para animar esta historia? Para empezar, se utilizaron diferentes medios y estilos para llevarla a cabo: creando un montaje de marionetas actuando en live action frente a escenarios pintados digitalmente y unidos mediante animación 2d. Sin embargo, aunque el proceso suena complicado, era importante que la composición se mostrará de manera sencilla, recreando un canvas donde los sueños y emociones se pudieran representar de manera fácil.

Naturalmente todo se fue dando paso a paso, comenzando por los bocetos originales de los personajes así como el storyboard y animática. Posteriormente se llevaron todos los diseños del papel a la vida real, creando props y marionetas sin perder todos los detalles y elementos importantes: desde el material utilizado para el cabello, hasta la textura en la pintura de los rostros y las costuras en la ropa de las marionetas. Todo para terminar justo a tiempo, ¡minutos antes de que la cámara comenzara a grabar!

Así fue como se logró preservar la apariencia de que cada material fue completamente hecho a mano y darle a la producción un estilo visual único y diferente, lleno de colores y texturas. El mar fue creado con el mismo concepto en mente, utilizando capas de celofán pintado y celofán transparente sobre una tabla y una persona colocada en cada esquina, jalando suavemente las orillas del celofán para crear el movimiento sutil de las olas. 



Finalmente, tras haber filmado las escenas con las marionetas, los fondos y agregar unos cuantos efectos de stop motion, fue hora de tomar la grabación y editarla en post producción. El resultado fue sin duda, una producción maravillosa donde el largo proceso para realizarla añade un peso emocional y creativo, creando una historia visual y sonora llena de sentimientos y elementos únicos.