Cómo usar Referencias en tu Trabajo Artístico

Usar referencias a la hora de crear una pieza de arte puede ser complicado. Por un lado, pueden ser bastante útiles, ya que te pueden ayudar a definir los elementos claves en tu trabajo: desde una determinada pose o expresión hasta detalles de la composición. Pero por otro lado, no quieres terminar haciendo una copia exacta de las imágenes que usaste como referencias y parecer que no eres creativo, o peor aún, que has cometido plagio.

Con esto te queremos decir que no tiene nada de malo usar referencias. Si hasta grandes estudios como Disney o Pixar aprovechan esta clase de recursos, ¿por qué no habrías de hacerlo tú? La clave está en entender la manera en que puedes usar las referencias para desarrollar al máximo tu obra, en lugar de limitarla. Y es que por ejemplo, para algunos puede resultar difícil crear un dibujo de la nada usando únicamente su imaginación como punto de partida. Aquí es donde entran en juego las referencias y saber cómo usarlas puede resultar de gran ayuda en tu proceso creativo. A continuación te compartimos algunos consejos que podrán serte de utilidad en ello.

APRENDIENDO A USAR REFERENCIAS CORRECTAMENTE

La Diferencia entre Usar Referencias y Copiar

 

De manera puntual, no es lo mismo usar referencias como inspiración a simplemente copiar lo que ves en ellas. No obstante, ¿en qué punto se distingue uno del otro? Por ejemplo, si estás usando una fotografía como referencia para poder dibujar una pose complicada, comienza por analizar la imagen en que te estás basando. Entiende la manera en que el cuerpo se posiciona y modifica algunos elementos para que tu dibujo pueda ser más dinámico o legible.

Por ejemplo, si en la foto la persona tiene una mano frente a su rostro, modifica la forma en que se posiciona el brazo para que la mano no obstruya el rostro de tu personaje. La referencia, después de todo, debe servir para ayudarte en tu dibujo y no que tu dibujo este atado a ella. Otra manera de modificar la manera en que usas una referencia es dándole tu propio estilo característico al boceto, o exagerando algunos rasgos.


“Debes darte el tiempo de entender lo que estás viendo y no simplemente dibujar tal cual lo que crees que ves”. – Suzanne Helmigh, artista conceptual e ilustradora.

 

Combina tus Referencias

Es muy importante que si decides usar referencias, utilices varias de ellas y no te quedes solo con una. Primero que nada, al incorporar múltiples imágenes como inspiración es menos probable que tu trabajo parezca una copia de una sola de ellas. Está bien contar con una imagen que sea tu referencia principal, no obstante, siempre complementa tu trabajo con varias más de ellas.

Por ejemplo, puedes tener una foto para basarte a la hora de dibujar un cuerpo y otra para inspirarte al trazar las facciones del rostro. Otra referencia puede ser para la iluminación, el fondo o los detalles en la vestimenta de tu personaje. Aún cuando estés usando múltiples referencias, aquí es donde entrará en juego tu creatividad para hallar la mejor manera de combinarlas y terminar creando algo nuevo.

 

Evita Infringir Derechos de Autor

Así que estás decidido a usar referencias para ayudarte en tu proceso creativo. ¿Dónde puedes hallarlas? Por supuesto, siempre puedes encontrarlas rápidamente en sitios como Google o Pinterest. Sin embargo, debes tener en cuenta que en estos sitios podrías hallar imágenes protegidas por derechos de autor. Por esta razón, debes tener especial cuidado con qué imágenes decides usar como referencias y la manera en que piensas usarlas.

Por otro lado, también puedes optar por usar sitios especializados como SketchDaily, Line of Action, QuickPoses, Croquis Cafe, New Masters Academy, Proko y SenshiStock. Estos sitios son estupendos para ver toda clase de poses artísticas que te pueden servir como referencia a la hora de dibujar y aprender de figuras y proporciones. Algunos de ellos inclusive te permiten usar sus imágenes de manera gratuita.

 

Crea tus Propias Referencias

Cómo usar Referencias en tu Trabajo Artístico

Si prefieres ahorrarte problemas de buscar entre cientos de imágenes y hallar una libre de derechos de autor, siempre puedes crear tus propias referencias. Todo lo que necesitas es una cámara, inclusive la de tu celular puede ser más que suficiente. Toma fotos de ti mismo en las poses que creas te puedan resultar útiles para tu próximo trabajo. De igual manera, puedes tomar autorretratos con una variedad de expresiones que después puedas usar como referencias. Aquí no hay límites a que tan detalladas puedes tomar tus fotografías, ya que si lo deseas puedes usar cierto vestuario en específico o utilizar accesorios.

“Tomar tus propias fotos puede tomar tan solo unos minutos y es algo que después te ahorrará mucho tiempo al no tener que depender únicamente de tu imaginación. Además evitarás cualquier posible problema con imágenes protegidas por derecho de autor y tú mismo aprenderás que poses, escenarios e iluminaciones funcionan mejor para las distintas referencias que puedes llegar a necesitar en un futuro”. – Kelley McMorris, ilustradora independiente.

 

Utiliza Fotos con Buena Iluminación

Cómo usar Referencias en tu Trabajo Artístico

Ya sea que estés buscando imágenes en Internet o que tomes tus propias fotografías, debes tener mucha atención con la iluminación de las imágenes que pienses usar como referencias. Después de todo, una foto debe estar correctamente iluminada no solo para que sea visible, sino para que puedas entender todos los detalles correctamente. Esto también te permitirá trabajar con mayor facilidad, prestando atención tanto a las áreas claras como las zonas oscuras sin ningún inconveniente.

Mientras mejor sea la iluminación, mayor calidad tendrá la imagen que planees usar como referencia y por ende, te será de mayor utilidad en tu proceso creativo. No obstante, tampoco elijas fotografías que han sido sobreexpuestas. Tampoco es recomendable usar fotos con demasiada iluminación, ya que esto puede hacer que muchos detalles se pierdan por completo, por ejemplo, en las facciones de un rostro.