Detrás de Cámaras: La Animación de Bojack Horseman

Bojack Horseman es una serie de animación 2D para adultos, situada en un mundo ficticio donde personas y animales antropomórficos coexisten por igual. Nuestro protagonista no es otro sino Bojack Horseman, un caballo que fue una celebridad importante en los años noventa pero que ahora ha quedado relegado en el mundo de la farándula. A pesar de buscar recuperar su fama y convertirse en una mejor persona, Bojack resulta ser su mayor obstáculo en el camino al sufrir problemas de alcoholismo y depresión.

A lo largo de sus 77 episodios y 6 temporadas, veremos a Bojack y sus amigos intentar superarse como personas y buscar la felicidad. No obstante, esto resulta más difícil de lo que parece ya que hay consecuencias por cada uno de sus actos, a pesar de que estas puedan tardar en llegar. Aclamada por su representación realista sobre los problemas mentales y adicciones, así como su sentido del humor y trama, Bojack Horseman ha sido considerada como una de las mejores series animadas para adultos en la última década.

Y si bien la historia de Bojack Horseman ha llegado a su fin, la serie sigue llamando la atención de los espectadores al ser emitida por medio de canales como Comedy Central y MTV, convirtiéndose en la primera serie original de Netflix en ser transmitida fuera de la plataforma. De igual manera, su legado ha influido en la producción de otras series como Big Mouth y Broad City. Debido a todo esto, hemos decidido tomar un vistazo más de cerca al proceso creativo detrás de su producción: hablándote acerca de su animación y el trabajo que implicó poder crear los episodios para Bojack Horseman.

 

DESARROLLANDO LA HISTORIA DE BOJACK HORSEMAN

Todo inició en 2010 cuando Raphael Bob-Waksberg le envió un correo electrónico a Lisa Hanawalt, hablándole de una idea para un show que quería presentar acerca de un caballo deprimido que habla. Hanawalt, quien es una ilustradora y caricaturista reconocida, se encargó de realizar algunos bocetos iniciales a pesar de no estar muy convencida en la idea. En el transcurso de los meses siguientes, Raphael se reunió con Michael Eisner, Steven A. Cohen y Noel Bright, productores en Tornante Television Company. A pesar de que discutieron distintas ideas a través de múltiples reuniones, finalmente decidieron apostar por Bojack Horseman y sacar adelante el proyecto: convencidos de que era una idea original y con potencial.

Detrás de Cámaras: La Animación de Bojack Horseman

Historia y personajes de Raphael Bob-Waksberg. Diseños por Lisa Hanawalt.

Hanawalt, quien entonces se encontraba trabajando en Nueva York, fue invitada a formar parte del proyecto para desarrollar los diseños de personajes y escenarios necesarios para presentar el show ante posibles distribuidores. Para sorpresa de todos, Hanawalt se rehusó inicialmente, no queriendo comprometerse a un proyecto de largo plazo. Esto les llevó a buscar la colaboración de otros artistas reconocidos en la industria, sin embargo, ninguno parecía poder definir la apariencia y estilo artístico que buscaban los productores.

Seis meses después de su negativa inicial, Noel y Steven volvieron a acudir a Lisa Hanawalt, convencidos de que ella era la indicada para desarrollar el arte de Bojack Horseman. Afortunadamente en dicha ocasión Lisa accedió a formar parte del equipo. Mientras tanto, Raphael se encargó de desarrollar el guion para el episodio piloto.

Fue en ese punto donde también se requería la ayuda de un estudio de animación para poder crear las secuencias iniciales necesarias para completar la presentación del proyecto. El estudio encargado de esta labor fue ShadowMachine, quienes también han colaborado en series como Robot Chicken y Final Space.Por su parte, Mike Hollingsworth fue elegido para dirigir la animación del episodio piloto.

Historia y personajes de Raphael Bob-Waksberg. Diseños por Lisa Hanawalt.

Finalmente en octubre del 2013 se hizo el pitch de Bojack Horseman ante los ejecutivos de Netflix. A pesar de que en ese entonces no estaban interesados en expandir el contenido animado de su plataforma, terminaron enganchados con la presentación de Raphael Bob-Waksberg. Finalmente Netflix accedió a comprar y distribuir el proyecto con una condición: la serie debía estar lista para el siguiente verano. De tal manera que el equipo tenía 35 semanas para producir 12 horas y media de contenido animado.

“Es tan gracioso que pasamos 2 años y medio trabajando en los 15 minutos necesarios para la presentación y luego en tan solo 7 meses producimos los 12 episodios de la serie”.Raphael Bob-Waksberg, creador de Bojack Horseman.

 

LA PRODUCCIÓN DETRÁS DE CADA EPISODIO

Detrás de Cámaras: La Animación de Bojack Horseman

Historia y personajes de Raphael Bob-Waksberg. Imágenes propiedad de ShadowMachine y Netflix.

Al igual que muchas otras series animadas, el proceso de producción en Bojack Horseman comienza a partir del guion, el cual es realizado por Raphael y su equipo de escritores. Este guion se entrega al director de animación, quien comienza a realizar la planeación del episodio con ayuda de su asistente y los artistas de storyboard. En este punto se revisa la trama del capítulo, agregando algunas bromas entre diálogos y escenas.

Cabe mencionar que aunque Bojack Horseman es una serie de animación 2D, todo es realizado mediante técnicas digitales. De hecho, tanto para el proceso de storyboard como la animación misma se utilizaba Flash. Hablando del storyboard, normalmente se toma una o dos semanas para hacer la primera versión: elaborando bocetos rápidos que establezcan las poses y expresiones de los personajes. Mientras tanto, otro equipo de artistas se encarga de elaborar todos los diseños de personajes y escenarios necesarios para el episodio. Cuando todos los elementos están listos, se revisan, realizan ajustes y se envían a Corea del Sur.

Es ahí donde el estudio de Big Star Studios se encarga de realizar todo el proceso de animación para cada episodio. Tras dos o tres semanas de trabajo, se envía todo el trabajo de vuelta a Estados Unidos, donde el director de animación revisa a detalle cada secuencia. Normalmente, se da una semana más para realizar cualquier cambio necesario en la animación: ajustando pequeños detalles en los movimientos de los personajes de manera que luzcan fluidos y realistas. Sin embargo, si aún existen algunos errores después de esta segunda revisión, los artistas de ShadowMachine se encargan ya de terminar con todos los cambios.

Historia y personajes de Raphael Bob-Waksberg. Imágenes propiedad de ShadowMachine y Netflix.

Cuando eventualmente se tienen todos los cambios listos, las secuencias se llevan al proceso de composición: donde se agregan los detalles de iluminación y efectos especiales mediante After Effects. Con esto se busca que tanto los diseños como las texturas y demás elementos visuales tengan un aspecto más pulido. Finalmente se revisa todo el episodio dentro del departamento de edición antes de enviar el capítulo a Netflix para su distribución en la plataforma de streaming.

Cabe mencionar que producir un solo episodio de Bojack Horseman solía tomar alrededor de 9 meses. Es por ello que se trabajaba en muchos episodios en conjunto: de modo que mientras los diseñadores y animadores se encargaban de completar un capítulo, los escritores y artistas de storyboard ya se encontraban trabajando en el siguiente. No obstante, conforme el equipo de producción se fue organizando cada vez mejor, esto les permitió experimentar con distintas técnicas y mejorar la calidad de los episodios.

Detrás de Cámaras: La Animación de Bojack Horseman

Historia y personajes de Raphael Bob-Waksberg. Imágenes propiedad de ShadowMachine y Netflix.

Por ejemplo, es normal que en Bojack Horseman se utilicen diferentes estilos visuales para representar lo que sucede en la realidad, lo que es un flashback o cuando una secuencia sucede dentro de la mente de un personaje. En ocasiones incluso todo esto se combina a la vez, con personajes interactuando en el presente mientras en el fondo podemos ver escenas de su imaginación o que pertenecen al pasado. Por si fuera poco, conforme avanzaron las temporadas cada vez se introdujeron más y más personajes: de modo que tanto diseñadores como artistas debían poner más atención para mantenerlos consistentes a lo largo de la serie.

“Bojack Horseman es una serie que no solo fue escrita inteligentemente sino que también tiene muy buena calidad de animación. También se benefició de un proceso de producción que se fue refinando a lo largo de las temporadas, ya que todos los miembros del equipo creativo teníamos la disposición de hacer lo que fuera para seguir mejorándola”.Lisa Hanawalt, diseñadora y productora en Bojack Horseman.