Explotación Laboral en la Industria del Anime
Imagen propiedad de Animation Supporters: organización dedicada a apoyar a los artistas en la industria del anime.

La industria del anime alcanzó en 2019 un punto récord en su historia al superar los 24 billones de dólares. Por si fuera poco, se estima que las series de animación japonesa dominan cada vez más la programación de contenido en distintas plataformas. Como prueba de ello, en 2016 se calculó que el 60% de las series animadas en transmisión pertenecían a este género. Cada vez son más y más los nuevos títulos de animación japonesa que llegan al mundo, sin embargo, lamentablemente siguen apareciendo casos donde los artistas detrás de estas producciones son mal pagados por su trabajo. De hecho, tan solo hace unos días se dio a conocer el más reciente caso de explotación laboral en la industria del anime.

Este caso se dio en MAPPA, uno de los estudios de animación japonesa más conocidos gracias a su trabajo en series como Yuri on Ice y Jujutsu Kaisen así como la última temporada de Attack on Titan. Por si fuera poco, el estudio ha llegado a un acuerdo con Netflix para producir más series de anime exclusivas en su plataforma, tales como Kakegurui, Yasuke y Dorohedoro. Y con los planes del gigante del streaming para debutar 40 series de animación japonesa en este año, se espera que Mappa colabore en más proyectos.

Y aún así, con todo este éxito y abundancia de producciones reconocidas, los animadores que trabajan en el estudio tienen sueldos mucho más bajos que el promedio en Japón. Ippei Ichii, animador y artista de storyboard en Mappa, dio a conocer por medio de una serie de tweets que se les pagó tan sólo $3,800 yenes por toma. Esto es equivalente a $34.44 dólares. Y aunque es común que en la industria del anime se les pague a los animadores por cada toma realizada, el sueldo esperado para este trabajo debería ser de al menos $15,000 yenes o $135.94 dólares.

“Aparentemente un productor encargado de un proyecto de Mappa para Netflix sugirió que el precio unitario por cada toma fuera de $3,800 yenes. Usualmente los presupuestos para una serie de televisión van de $3,800 a $7,000 yenes en este aspecto y si los animadores aceptan esta clase de sueldos, los salarios tienden a bajar de manera general. Si me lo preguntan, es mejor negociar por al menos $15,000 yenes por toma. Para evitar cualquier malentendido: tal como lo veo, el problema es que Netflix, aún con todos los recursos que tiene, está comisionando series animadas con tasas muy bajas”.Ippei Ichii, artista veterano en la industria del anime.

Explotación Laboral en la Industria del Anime

Imagen propiedad de Animation Supporters: organización dedicada a apoyar a los artistas en la industria del anime.

Y aunque es cierto que Netflix ha apostado por el crecimiento del contenido animado en su plataforma, recientemente han debutado series de anime que han sido criticadas por su bajo nivel de animación. The Way of the Househusband y Record of Ragnarok son ejemplos de ello, ya que tuvieron una producción muy pobre. Por otro lado, hay otras series de animación japonesa que han gozado de un presupuesto más alto así que todo parece indicar que Netflix tiene distintos niveles de inversión dependiendo de cada producción.

Sin embargo, al no saber exactamente la relación financiera entre Mappa y Netflix, es difícil determinar quién tiene la responsabilidad en este caso de explotación laboral dentro de la industria del anime. Por otro lado, también existen casos donde los estudios de animación manejan costos de producción increíblemente bajos para así maximizar las ganancias de la empresa, aún a costa de sus empleados.

Tan solo unos meses atrás, salió a la luz otra queja en torno a las prácticas laborales en Mappa. Mushiyo, un animador freelance que trabajó durante la producción de Attack on Titan en el estudio, renunció tras explicar que el ambiente se asemejaba al de una fábrica. Según comentó en una serie de tweets, se contrataba a muchos animadores sin experiencia para que estuvieran corrigiendo dibujos todo el día. El problema era que los sobre explotaban en lugar de entrenarlos para así evitar tantas correcciones sin sentido en el futuro.

Lo que es sorprendente es que tras toda esta controversia generada a su alrededor, Mappa anunció que abriría un nuevo estudio en Tokio. Como respuesta al aumento de proyectos que llegan a sus puertas, se inauguró una nueva oficina: la cual consta de 3 pisos y tiene un tamaño de 1,524 metros cuadrados. Los dos primeros pisos están dedicados al equipo de animación mientras que el tercer piso será exclusivo para el equipo de administración. Además se diseñó un área de descanso, con el fin de mejorar el ambiente laboral.

En cuanto a las acusaciones hechas en su contra respecto a sus pésimas prácticas laborales, el estudio se defendió alegando que los sueldos siempre se determinan de manera justa acorde al presupuesto que se tiene para cada proyecto. Y aunque tiene la intención de mejorar el ambiente de trabajo en sus oficinas, Mappa dejó muy en claro que discutir publicamente las condiciones laborales en la empresa representa una violación de contrato. Por lo tanto, piensa tomar medidas para evitar que se filtre esta clase de información.

Nuevas Oficinas de MAPPA: uno de los estudios de animación más renombrados en Japón.

Nuevas Oficinas de MAPPA: uno de los estudios de animación más renombrados en Japón.

Desafortunadamente, la explotación laboral en la industria del anime no es nada nuevo: por el contrario, es una práctica lamentable y común desde hace varios años. Studio Trigger, otro estudio reconocido en Japón, fue acusado en 2020 de no pagar a sus trabajadores las horas extras que trabajaron fuera del horario laboral. Esto se tuvo que resolver mediante un acuerdo entre los directivos y empleados después de que se llevase a cabo un arbitraje por parte del sindicato de artistas.

En general, el ambiente de trabajo para un animador en Japón suele ser muy pesado y casi no hay días de vacaciones. Por otro lado, el costo de vivienda suele ser bastante elevado pero los salarios no ajustan para cubrir más allá de las necesidades más básicas. Afortunadamente, también existen personas que buscan ayudar a los artistas y mejorar las condiciones laborales dentro de la industria del anime.

Explotación Laboral en la Industria del Anime

Imagen propiedad de Animation Supporters: organización dedicada a apoyar a los artistas en la industria del anime.

Una de estas personas es Jun Sugawara: el fundador de Animation Supporters. Esta es una organización sin fines de lucro dedicada a reunir donativos y ayudar a los artistas necesitados del país. Entre sus proyectos más recientes, está el desarrollo de un estudio que sea capaz de pagarle de manera justa a sus empleados: de 2 a 4 veces más que el promedio que recibe un artista de anime en la industria.

“Que te guste el anime o disfrutes dibujar no es suficiente para lograr ganarse un lugar en esta industria. Afortunadamente el trabajo se ha estado volviendo cada vez más digital y hoy en día se puede trabajar desde casa. Con suerte esto permitirá reducir los costos y por lo tanto se podrá pagar a los artistas un mejor sueldo”.Misu Yamaneko, artista en la industria del anime.